FANDOM


Saga de Amethyst: Crónicas del Santuario cuenta la historia de Amethyst y Emil, los dos últimos caballeros al servicio de Atenea tras haber sido asesinada.

Editar

La Era mitológica había quedado completamente olvidada por los hombres; las grandes guerras quedaron marcadas en la historia de la humanidad, resguardadas en las viejas y frágiles hojas de los libros en la Biblioteca del Santuario.

El viento acariciaba el rostro de la joven que aguardaba a la sombra del majestuoso edificio; su cabello era largo, de un color azul con tonalidades casi blancas, sus ojos semejantes se coloreaban con el cielo en rasgos definidos por las mismísimas musas, en piel más suave que cualquier material conocido.

—¿“Caballeros del Zodiaco”?- Preguntó el hombre al leer el título del libro que sostenía entre sus brazos; ésta levantó la vista al rostro del sujeto. –Es extraño ver a alguien interesado en Mitología, especialmente a una joven como tú. — Prosiguió sentándose a su lado. —¿Qué haces aquí? ¿Algún viaje escolar o algo por el estilo?—

—No… te equivocas; yo vivo en el Santuario. — Dijo cerrando el libro y posando sus manos sobre él. –Lo he cuidado desde que tengo memoria. — La mujer dirigió una mirada nostálgica a la enorme estatua de Atenea; su acompañante le vio con intriga.

--Debe ser duro mantener este lugar en buenas condiciones.— Repuso entrado en confianza. –¿Tu familia lo ha cuidado todo el tiempo?—

Ella sonrío por lo bajo. –Cuando llegué aquí el templo estaba en ruinas; nadie a parte de mí lo ha cuidado todo este tiempo.— Las personas se habían olvidado ya de las viejas leyendas, el Santuario no era más que un montón de rocas que alguna vez sirvió para algo.

—Estás de broma, ¿verdad?— Contestó él visiblemente extrañado. –¿Qué hace una joven como tú en este lugar, lejos del mundo?—

—Es extraño, ¿verdad? Pero siento que hay una razón para la que lo hago; este lugar se ha convertido en mi hogar, y estoy segura de que ya lo ha sido antes para esa persona.— Sus ojos se dirigieron a las grandes nubes.

—¿Esa… persona?— El viento atrajo consigo los pétalos del jardín de rosas.

—Atenea-sama.— Su mirada llena de seguridad y confianza reflejaba una historia contada en los pasajes del viejo libro que sostenía entre sus brazos.

“La leyenda nos dice que los caballeros siempre aparecen cuando las fuerzas del mal intentan apoderarse del mundo… en un tiempo lejano existió un grupo de jóvenes que protegía a Atenea, la diosa de la guerra, se les llamaba caballeros de Atenea y siempre combatían sin armas. Se cuenta que con un revés de la mano eran capaces de desgarrar el cielo y que de un solo puntapié abrían grietas en la tierra, hoy de nuevo un grupo de caballeros con el mismo poder e idéntico valor ha llegado a la tierra."

—hah, hah.—Una joven corría entre las rocas al ser perseguida por dos sombras; sus pies estaban desgastados, sus ropas rasgadas por las espinas de viejos arbustos que crecían por toda la montaña. --¡KYA!— Un repentino ataque a su espalda le hace tropezar cayendo por las laderas de barro. –Tch…—

— ¡¿A dónde se fue?!— Exclamó el hombre bañado en un torrente de lluvia. –Al parecer cayó, señor. — Dijo un sujeto más que apareció a su lado. –Maldita, me hubiera encantado romperle un par de huesos, ¡regresemos!—

—Hah… hah…— La mujer escuchaba en guardia mientras sostenía su brazo izquierdo. –Atenea-sama…, todos…— Pronunció con lágrimas en los ojos.

—¡Amethyst!—Exclamó un caballero no mucho mejor que ella saliendo de entre las rocas. –¿¡Qué pasó con Atenea-sama?!— Su compañera se limitó a cerrar los ojos y negar levemente con la cabeza.

—Atenea-sama… ha muerto junto al Pegaso.—

En construcciónEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar