FANDOM


En la actualidad, 2015.

(Pueblo Valyria, Tierras Nórdicas)

La habitación aun estaba siendo iluminada por la lampara, a pesar de que la luz de la mañana había inundado la habitación a través de la ventana. En el centro de la habitación había una cama matrimonial, y en ella estaba, aun durmiente, una joven de cabellos castaños. La joven estaba bastante abrigada en aquella cama, los acolchados y frazadas eran buenos calentadores, la estufa, a un lado de la habitación, estaba prendida.

Se escucharon unos golpes en la puerta, y tras no tener contestación, la puerta se abrió, dejando entrar a un joven hombre. El joven hombre de cabellos negros se acercó a la cama de la joven, se sentó al lado de la joven y comenzó a moverla para despertarla.

-??: Vamos, Eyra. Es hora de despertarse, hoy viajas nuevamente.

-Eyra: Mnnnñññ~ -Eyra estaba apegada a su almohada, mordiéndola-

-??: Dale, Eyra. Se te va a hacer tarde...

-Eyra: 5 minutos más, Caín.

-Caín: 5 minutos ni nada. Vamos despierta o te tirare agua fría.

-Eyra: No te atreverías~

-Caín: Oh, créeme que si lo haría, y sin dudarlo..., ¿Que dices?, ¿Te levantarás solita o debo hacerlo yo?

-Eyra: Tu ganas...

-10 minutos más tarde-

Eyra salió de su habitación ya vestida, Caín estaba recargado en la pared, al ver a su hermana se alejo de la pared y se le acercó.

-Caín: ¿Estas lista?, Es tu último día en el pueblo.

-Eyra: Lo se, tranquilo. Ya esta todo preparado desde anoche.

-Caín: Eso explica mucho. Ven, acompáñame.

Caín extendió una de sus manos hacía afuera del corredor, salieron por el corredor hacía fuera del castillo, Eyra miraba fascinada las flores, mientras caminaba tomada de la mano de su hermano mayor Caín. Caín la miraba sonriendo.

-Caín: Parece ser que te gustan mucho las flores

-Eyra: Por supuesto~

-Caín: Me alegra escucharlo.

-Eyra: Dime Caín, ¿Es difícil?

-Caín: ¿El que?

-Eyra: El tener que gobernar este pueblo tu solo.

-Caín: Oh, no. Bueno, al principio si lo fue, pero la gente del pueblo ayuda bastante, así que todo se hace más fácil.

-Eyra: Ya veo

Ambos hermanos siguieron caminando hasta el pueblo, donde pararon frente a un edificio abandonado. Eyra miró a su hermano, en los ojos de Caín aun se veía esa mirada de enojo y angustia, Eyra apretó la mano de su hermano, el cual volteó a verla sin entender el porque ella lo había hecho.

-Eyra: No fue tu culpa...

-Caín: Si supieras cuantas veces me lo han dicho...

-Eyra: No hubo heridos.

-Caín: ... -Suspiró-

El resto del mediodía los hermanos siguieron caminando por todo el pueblo, hasta que decidieron, por la tarde, volver en sus pisadas y pasar por el parque a almorzar. Al llegar al parque los hermanos se sentaron frente a las estatuas, donde almorzaron.

Al caer la noche, de regreso en su hogar, Caín sacó uno de sus caballos del establo y se lo dió a Eyra.

-Caín: Es hora, ¿O no?

-Eyra: Así es -Dijo mientras levantaba una mochila grande con varias cosas en ella-

-Caín: ¿Tan largo es el camino?

-Eyra: Si quiero llegar por la tarde debo partir ahora e ir rápido.

-Caín: Esta bien.

Caín vio a su hermana subir al caballo y le dio las riendas para manejar el caballo.

-Caín: Te deseo buena suerte en tu viaje de regreso allí.

-Eyra: Gracias, nos vemos Caín, cuídate.

-Caín: Igualmente -Fue lo último que dijo Caín antes de ver partir a su hermana- Que los dioses te protejan Eyra.

(Ciudad de Atenas, Grecia)

La divinidad caminaba por los pasillos del santuario con una mirada seria, parecía frustrada. Los cabellos de la diosa eran violacios y sus ojos claros. La divinidad miraba el techo pensativa, hasta que su relajación fue interrumpida al ver aparecer frente a ella otra deidad, el dios se le acercó, permitiendo que ella distinguiese los cabellos claros del dios, sus ojos claros y su reluciente armadura celestial, la diosa se arrodilló ante el dios.

-Athena: ¿Que lo trae hasta el santuario, padre?

-Zeus: Es hora Athena. La guerra santa a llegado, y esta vez ganaremos y destruiremos a los nórdicos de una buena vez.

-Athena: (Volviendo a su postura normal) Esta bien, padre. ¿Iremos hacía allí esta noche?

-Zeus: Sería actuar sin conciencia, ordena a tu ejercito prepararse, nos vamos en poco tiempo y el camino les sera largo a ellos.

-Athena: Como usted ordene, Gran Rey de dioses.

El dios desapareció en un parpadeo de ojos, Athena suspiró y miro al suelo.

-Athena: La guerra ha vuelto a iniciar..., me preguntó..., ¿Alguno de nosotros se extinguirá esta vez? -Dijo la diosa mientras miraba por la ventana el santuario)

(Continuara....)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar